Stellantis avanza en la recarga por inducción dinámica para coches eléctricos

Stellantis avanza en la recarga por inducción dinámica para coches eléctricos

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    3 diciembre 2021     2 minutos

Stellantis inaugura un circuito de 1.050 metros que permite a los coches eléctricos recargar la batería durante la marcha por inducción

Se llama «Arena del Futuro», y es un circuito de pruebas de 1.050 metros de longitud que acaba de inaugurar Stellantis en colaboración con otros socios para ensayar el sistema de recarga eléctrica por inducción dinámica. Una tecnología que, a medio plazo, podría revolucionar el sector de los coches eléctricos, al poder recargar sus baterías por inducción, directamente sobre la marcha.

La tecnología se denomina DWPT, de las siglas en inglés Dynamic Wireless Power Transfer. Y el proyecto de este circuito, situado en una zona privada de la autopista italiana A35, que conecta Brescia y Milán, forma parte de la estrategia electrificación de Stellantis presentados el pasado verano, que contemplan inversiones de hasta 30,000 millones de euros. Stellantis tiene como objetivo que más del 70% de sus vehículos vendidos en Europa, y más del 40% de los que se comercialicen en el mercado americano, sean de bajas emisiones para el año 2030.

Entre los socios de Stellantis en este circuito de pruebas se encuentran instituciones públicas y universidades.

Recarga por inducción: energía en movimiento

La tecnología DWPT permite que los vehículos eléctricos puedan recargarse mientras circulan gracias a un sistema de bucles que se instala bajo el asfalto. El vehículo únicamente necesita un receptor especial para transferir la energía que «capta» de la carretera hacia la batería.

Arena Del Futuro

El circuito de pruebas ya está operativo, y los primeros coches en estrenarlo han sido el Fiat 500 eléctrico y el Bus Iveco E-Way. La utilización de esta tecnología en el futuro permitiría, por ejemplo, montar «corredores» especiales para vehículos eléctricos que circularían por estos carriles, por lo que podrían utilizar baterías más pequeñas, y permitir que los vehículos no dependieran tanto de los puntos de carga y de las paradas para recargar. La potencia eléctrica que alimenta el circuito de pruebas es de 1 MW.

Además de Stellantis, otras marcas ensayan con la tecnología de recarga por inducción desde hace tiempo. Renault, por ejemplo, ya presentó un proyecto en la Isla de Gotland, en Suecia, con un tramo de 1,6 km de conexión entre el aeropuerto y el centro de la ciudad de Visby, con pruebas exitosas de vehículos Renautl Kangoo Z.E capaces de circular a velocidades de hasta 100 km, mientras recargan sus baterías durante la marcha.

Comentarios cerrados