El nuevo Hyundai IONIQ 2020 ofrece una autonomía superior a la de la versión de primera generación, pero a costa de unos tiempos de carga muy superiores

No es la primera vez que hablamos aquí en DrivingEco sobre el nuevo Hyundai IONIQ eléctrico. Sin ir más lejos, la pasada semana conocimos algunos datos interesantes sobre la autonomía y eficiencia de este vehículo proporcionados por la EPA.

Tal y como os contamos entonces, la firma coreana ha logrado incrementar notablemente la autonomía de esta segunda generación del IONIQ eléctrico. Este nuevo modelo cuenta ahora con una batería de mayor capacidad con 38.3 kWh, que sustituye a la de 28 kWh que equipaba el modelo de la generación anterior.

IONIQ

Así, el nuevo IONIQ 2020 eléctrico es capaz de recorrer 273 km con una sola carga, según la EPA; lo que supone un incremento en al autonomía de un 37 por ciento. Y todo ello logrando que el consumo energético aumente tan solo entre un 1 y un 3 por ciento respecto al modelo de primera generación. El nuevo IONIQ sigue siendo, por tanto, uno de los eléctricos más eficientes del mercado actualmente.

AdvertisementAdvertisement

No todo es tan bueno como parece en el nuevo IONIQ

Revisando todos estos datos proporcionados por la EPA podríamos concluir que Hyundai ha realizado un extraordinario trabajo con esta nueva generación del IONIQ. Sin embargo, los datos de la EPA no hacen referencia a un elemento clave en cualquier eléctrico: los tiempos de recarga. Y éste parece ser precisamente el talón de Aquiles de este nuevo IONIQ.

Las pruebas realizadas por FASTNED, una de las redes de recarga más importantes en el norte de Europa, así lo atestiguan. Mientras que el IONIQ de primera generación es capaz de recargar a una potencia máxima de 70 kW, el de segunda generación no llega a los 50 kW.

Hyundai IONIQ Fastned

Pero eso no es todo, tal y como puede verse en el gráfico superior publicado por FASTNED, el IONIQ de primera generación es capaz de mantener esos 70 kW de potencia máxima hasta aproximadamente el 75 por ciento de carga de la batería. Sin embargo, en el nuevo IONIQ la potencia de carga comienza a decaer cuando se alcanza aproximadamente un 50 por ciento de la carga.

El mayor tiempo de recarga puede ser un problema si se realizan largos viajes

Como no podía ser de otro modo, los datos reflejados en esta gráfica tendrán su impacto en el uso diario del vehículo. Los tiempos de carga del nuevo IONIQ, no solo serán superiores a los de la versión de primera generación con batería de 28 kWh, sino que además, al contar con una batería de mayor capacidad, todavía será necesario más tiempo para realizar una carga completa o alcanzar, al menos, el 80 por ciento.

IONIQ

En resumen, el nuevo IONIQ carga más lento y la capacidad de la batería a recargar es aún mayor. Dos factores que dispararán los tiempos de carga respecto al IONIQ de primera generación que, gracias a su extraordinaria eficiencia y a su batería de tan solo 28 kWh, permite realizar largos viajes con paradas más o menos frecuente pero de corta duración.

Todo esto es importante tenerlo en cuenta, especialmente por todo aquel que esté pensando en comprar un IONIQ, ya que probablemente sea posible encontrar aún el modelo de primera generación con importantes descuentos. Siempre y cuando se cuente con una buena infraestructura de recarga, y según el uso que se le dé, puede ser incluso una mejor opción optar por el IONIQ de primera generación.