El fabricante coreano está estudiando cómo puede reducir los costes para que la versión eléctrica del Picanto tenga un precio realmente competitivo

Si hay un lugar donde un vehículo eléctrico se mueve como pez en el agua, ese no es otro que el entorno urbano. Al contrario de lo que ocurre con cualquier vehículo con motor de combustión, en un eléctrico cuanto menor es la velocidad a la que se circula menor es el consumo de energía. Lo que afecta positivamente a la autonomía.

Además, el motor de un vehículo eléctrico no consume energía cuando el vehículo está parado. Y, por si esto fuera poco, en los continuos frenazos propios de la conducción urbana, un eléctrico es capaz de recuperar energía reduciendo la velocidad con el propio motor en modo inverso, en vez de utilizando las pastillas de freno.

Picanto

No es extraño, por tanto, que en el segmento de los vehículos urbanos la oferta de eléctricos sea abundante. Ahí tenemos, por ejemplo, al Volkswagen e-up! y a sus hermanos el Seat Mii electric y el Skoda Citigo e iV. Sin olvidarnos tampoco de otros modelos destinados a tomar las calles de las grandes ciudades; como el Mini Cooper SE, el Corsa-e o el Peugeot e-208.

AdvertisementAdvertisement

El Kia Picanto eléctrico podría ser pronto una realidad

A todos ellos podría unirse próximamente un nuevo competidor. El fabricante coreano Kia está valorando la posibilidad de comercializar una versión eléctrica del Picanto. O eso es, al menos, lo que ha asegurado Emilio Herrera, Jefe de Operaciones de Kia Motor en Europa.

Según Herrera, por el momento no hay nada confirmado, ya que están estudiando la viabilidad del proyecto. En Kia creen que para que este modelo tenga éxito tendrán que ingeniárselas para reducir su precio unos 4000 euros. La firma coreana calcula que una versión eléctrica del Picanto costaría actualmente unos 20 mil euros. Sin embargo, para que esta versión eléctrica del Picanto sea competitiva, consideran que habría que rebajar su precio, para que se quede rondando los 16 mil euros.

Picanto

Para lograr este objetivo, Kia podría recurrir a su compañía hermana Hyundai, que también podría comercializar una versión eléctrica del i10. De este modo, aprovechando las economías de escala, ambos fabricantes podrían reducir costes.

Diferencia de precio con la versión de gasolina

El Kia Picanto con motor de gasolina tiene actualmente un precio de entrada ligeramente por encima de los 10 mil euros. Aunque una versión totalmente equipada puede llegar a costar unos 17 mil euros. Este último es precisamente el precio que Kia considera que es el correcto para una versión eléctrica. Ya que, de este modo, la diferencia de precio respecto a la versión de gasolina sería asumible para muchos potenciales clientes, aseguran.

A la hora de afrontar la compra de un Picanto, no hay que pasar por alto el ahorro en «combustible» a lo largo de toda la vida del vehículo que sería posible lograr con la versión eléctrica; los menores costes en mantenimiento, y la ventaja que supone poder acceder a las zonas libres de emisiones de las grandes ciudades.