Un proyecto español podría ser el salvavidas de los motores de combustión, a pesar de la Euro 7

Un proyecto español podría ser el salvavidas de los motores de combustión, a pesar de la Euro 7

Escrito por: Miguel Lorente    25 enero 2021     3 minutos

Un trabajo de ámbito europeo pone de manifiesto que la tecnología podría permitir a los motores de combustible ser más eficientes

Cuando la normativa Euro 7 parece que podría ser la puntilla para la agenda que pone en 2030 la extinción de los automóviles con motores animados por combustibles fósiles, cual el reducto galo más famoso de la literatura en cómic, el Instituto CMT-Motores Térmicos de la Universidad Politécnica de Valencia podría tener la llave para que los propulsores de gasolina del futuro fueran, incluso, admisibles para quienes se apresuran por instaurar el citado marco legal.

Sea como fuere, el departamento científico citado ha anunciado los primeros resultados del trabajo en un sistema de combustión cuya eficiencia en el consumo y reducción de las partículas contaminantes generadas a partir de la quema del hidrocarburo no solo redujera drásticamente el gasto del propio carburante sino que rebajaría las emisiones contaminantes a cotas ahora poco menos que imposibles de alcanzar.

Objetivo: mayor eficiencia, menores emisiones y mejor tratamiento del calor

A partir de un trabajo en el marco común europeo llamado EAGLE, cuya sede está en Francia, los investigadores españoles aseguran que, tras cuatro años de trabajo, han desarrollado, analizado y evaluado un modelo experimental centrado en el estudio de un sistema de encendido y combustión «ultra-pobre» que, junto con la inclusión de catalizadores de nueva inclusión y le mejora del aislamiento térmico, podrían venir a revolucionar los motores de gasolina.

Ciclo WLTP

De una parte, gracias a este modelo, se insta a la posible reducción del consumo de carburante, de otra, a la limitación de la expulsión de partículas nocivas como son los óxidos nitrosos y, finalmente, de otra, a la rebaja de la pérdida de calor procedente de la combustión de los carburantes.

Con todo esto, el objetivo fijado por el equipo de trabajo apunta a una emisión de tan solo 50 gramos de dióxido de carbono por cada kilómetro circulado (recordamos que, con la entrada en vigencia del ciclo de homologación WLTP se establece que los coches más ecológicos son los que emiten menos de 120 gramos, que en un futuro la Unión Europea quiere rebajar esa cantidad a 95) y el aumento  de la eficiencia por la reducción de la pérdida de energía calorífica del 48 por ciento sin olvidar la trascendencia en la lucha contra los temidos óxidos de nitrógeno que, a pesar de no haber sido cuantificado, se describe como una cantidad de «emisiones muy bajas de NOx y partículas (de hasta 10 nm)» lo cual supondría un avance exponencial en materia de protección ambiental, ergo, de la salud sobre todo en ambientes contaminados.

Pruebas Co2 Wltp Humos E1600163804548

Si bien se anuncia la fabricación de un prototipo, el equipo de trabajo internacional ya trabaja en avanzar en este proyecto que, a tenor de lo expuesto, podría ser el modelo recurrente al que los fabricantes de vehículos podrían acogerse, si es que aún no se han decantado irremediablemente por la electrificación de los sistemas de propulsión.

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.