Rivian ha dado a conocer algunos de sus planes de futuro, que incluyen el empleo de baterías auxiliares y de la conducción autónoma de un modo completamente innovador

Tras varios años en la sombra preparándose para sacar adelante su proyecto, a finales del pasado mes de noviembre Rivian comenzó a ganar popularidad coincidiendo con la presentación del R1T y R1S; una Pickup y un SUV, ambos con sistema de propulsión eléctrica, con los que la firma americana quiere hacerse un hueco en el mercado.

Rivian sorprendió a todo el mundo en esta presentación con dos vehículos eléctricos que casi nadie esperaba, con unas especificaciones notables, por lo que no es extraña la buena acogida que lograron por parte del público y los medios en general.

Dos ideas interesantes

Sin embargo, los planes de Rivian para encarar el futuro parecen ser mucho más ambiciosos. En aquella presentación no nos lo contaron todo y se guardaron algunos proyectos en los que estaban trabajando que ahora salen a la luz.

En una reciente entrevista el CEO de Rivian, RJ Scaringe, ha desvelado un par de innovadoras capacidades en las que están trabajando para el R1T y R1S que merece la pena analizar.

La primera de ellas es la posibilidad de emplear baterías auxiliares para incrementar la autonomía total del vehículo en situaciones concretas, tal y como ya estamos acostumbrados a utilizar con otros dispositivos como, por ejemplo, nuestro smartphone.

Baterías auxiliares para llegar a cualquier lugar

El R1T y el R1S han sido diseñados como vehículos de aventura y, por tanto, deben ser capaces de recorrer largas rutas, atravesando zonas despobladas sin posibilidad de encontrar un punto de carga. Es por ello que Rivian ofrece 3 packs de baterías distintos, adaptándose así a las necesidades de todos sus clientes. El R1T y el R1S estarán disponibles con batería de 105 kWh, 135 kWh y 180 kWh. Esta última opción, que permitirá recorrer más de 600 km con una sola carga, es la batería de mayor capacidad anunciada hasta ahora para un vehículo eléctrico, junto con la del futuro Tesla Roadster.

Pero si hay alguien que piensa que 600 km de autonomía no son suficientes, Rivian tiene pensada otra solución. Durante la entrevista, que podéis ver integra al final de esta entrada, el CEO de Rivian ha desvelado su intención de instalar cargadores en puntos de interés de populares rutas de aventura, como pueden ser parques nacionales en Estados Unidos o estaciones de ski. Además, en Rivian están también trabajando en el desarrollo de baterías auxiliares que permitan ampliar la autonomía total del vehículo en situaciones concretas. De este modo Rivian quiere que sus clientes se olviden de cualquier limitación que les impida llegar a su destino elegido, sea el que sea.

El segundo punto interesante desvelado durante la entrevista está relacionado con las capacidades de conducción autónoma del R1T y R1S. En su presentación ya conocimos que ambos vehículos vienen equipados con un conjunto de cámaras, radar, sensores ultrasónicos, GPS de alta precisión, así como también un par de LIDARs.

Todo este equipamiento podría hacernos pensar que los vehículos de Rivian contarán con capacidades de conducción autónoma similares a las que ofrecen otras marcas. Sin embargo, tratándose de vehículos de aventura, en Rivian quieren ir un paso más allá. Según ha desvelado Scaringe durante la entrevista, además de las habituales capacidades de conducción autónoma, estos vehículos ofrecerán rutas en lugares exóticos al estilo de lo que ocurría en la película Jurassic Park.

Como si estuvieses viviendo una película

Así, por ejemplo, al visitar un parque nacional, el vehículo podrá seguir una ruta autónomamente como si fuese por railes, mientras el equipo de sonido va narrando detalles sobre los lugares por los que se pasa y la pantalla central muestra información de interés. Desde luego, nadie puede afirmar que la idea no es ingeniosa.