Ponemos frente a frente al Honda E y al Mini Cooper SE, dos de los coches eléctricos del momento

De una parte tenemos el primer coche 100 por 100 eléctrico de Honda, el Honda e, un vehículo completamente nuevo, mientras que, de otra, también tenemos el primer automóvil que usa y almacena electricidad como fuente energética en exclusiva de Mini, el Mini Cooper SE, pero basándose en un turismo ya comercializado que se adapta a la mecánica eléctrica.

Así, el Honda e y el Mini Cooper SE entran en el mercado para convencer al público en general sobre las bondades de los coches eléctricos, más allá de las obvias, como es prescindir de carburantes fósiles en su uso y, por ende, eliminar las emisiones contaminantes directas derivadas de su utilización.

Las dimensiones

Estos dos coches fijan unas cotas bastante parejas: el japonés mide 3.894 mm de largo, 1.752 de ancho, 1.512 de alto y marca una distancia entre ejes de 2.530 milímetros. Por su parte, el británico de ascendencia alemana, 3.845 mm de longitud, 1.727 de anchura, 1.432 de altura y, una batalla de 2.495 milímetros.

La carrocería en 5 puertas del Honda eléctrico difiere de la de 3 del Mini eléctrico, un factor determinante según el uso y la funcionalidad que se busque pero que, en ambos coches, dispone de una homologación como vehículo con una capacidad para transportar hasta 4 pasajeros.

AdvertisementAdvertisement

Y si hablamos de transportar, el maletero del Honda e cubica tan solo 171 litros mientras que el del Mini Cooper SE aumenta en 40 litros (211 L), una cantidad más que significativa en coches eléctricos de menos de 4 metros.

Y si las distancias son determinantes en cuanto al manejo y al espacio interior, el dinamismo y el consumo se ve afectado directamente por otros factores arquitectónicos como es el peso.

Las especificaciones

El Honda e fija la básula en 1.525 kg, una masa que tiene que mover el motor enviando su trabajo al eje posterior, es decir, es un coche de propulsión trasera, que cuenta con una batería cuya capacidad se fija en 35,5 kWh lo que le capacita para recorrer hasta 220 kilómetros cuando el acumulador dispone de toda la electricidad.

El motor eléctrico del Honda e dispone de dos configuraciones, una con una potencia de 100 kW, equivalentes a 136 CV, y otra de 113 kilowatios hora, es decir, 154 caballos, para el comercializado como Honda e Advance. El consumo de esta segunda variante varía según las llantas instaladas, de los 16,3 kWh cada centenar de km que consume el coche si equipa las de 16 pulagas a los 17,5 kWh/100 km del que cuenta con las de 17.

El peso del Mini EV asciende hasta 1.440 kg y recurre a la tracción delantera para mover un coche que dispone de una batería de 32,6 kWh lo que le permite una autonomía de hasta 230 km debido al consumo homologado en ciclo WLTP de 15,5 kWh cada 100 km recorridos de un motor que, en cualquier caso, ofrece 135 kW, lo que vienen a ser 184 CV.

Respecto de las recargas del Honda e y del Mini Cooper SE, Honda asegura que, utilizando un cargador rápido de corriente continua su coche dispondría de una recarga de la batería hasta el 80 % de batería utilizando 30 minutos, 5 minutos menos de lo que Mini dice necesitar su coche en conseguir el mismo porcentaje.

Los precios

El precio del Honda e queda claramente diferenciado en función del motor elegido, de un lado, el Honda e más barato es para el que dispone de una potencia de 100 kW cuyo precio parte desde 34.800 euros mientras que, el citado Honda e Advance cuesta desde 37.900 €.

El precio del Mini Cooper SE depende del acabados escogido. Bajo las nomenclaturas S, M, L y XL, el más económico es el Mini Cooper SE con Acabado S desde 33.950 euros, esto le sitúa por debajo del coste del japonés, y, en el otro extremo, el Mini eléctrico con acabado XL super en unos 3.000 euros (41.000 €) el precio del topo de gama del Honda EV.

Conclusión

Estos dos coches eléctricos, el Honda e y el Mini Cooper SE, son coches que encuentran similitudes que les permiten ser emparejados pero, fundamentalmente, la carrocería en 3 ó 5 puertas puede ser motivo más que definitorio para elegir cuál se adapta mejor a las necesidades o exigencias de su usuario.

También lo sería la tracción delantera del Mini o la propulsión del Honda en cuanto a su motricidad, factor determinante para dos coches que son descritos por sus marcas como ágiles y con actitudes deportivas.

Por otro lado, el precio de base no es un condicionante determinante ya que, por los, aproximadamente, 1.000 euros de diferencia entre el Honda e más barato y el Mini Cooper SE más económico, no condicionaría nuestra balanza.