Prueba y opinión: Jeep Renegade 4xe híbrido enchufable, diversión asegurada

Prueba y opinión: Jeep Renegade 4xe híbrido enchufable, diversión asegurada

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    4 agosto 2020     10 minutos

La versión 4xe del Jeep Renegade permite disfrutar de las ventajas de un híbrido enchufable sin renunciar a las cualidades que caracterizan al pequeño SUV americano.

No hay muchos coches con las características del Jeep Renegade en esta categoría: tamaño contenido, imagen diferente, sistema de propulsión híbrida enchufable que le otorga la etiqueta CERO de la DGT y tracción 4×4. De hecho, el único sería el MINI Cooper SE Countryman ALL4, que también es rival del Jeep Renegade 4xe híbrido enchufable por precio.

Cierto que hablamos de un coche “de capricho”, porque la versión más accesible parte ya desde casi 40.000 euros, cuando tienes disponible un Renegade desde casi la mitad, 22.050 euros, aunque sea el “modesto” 1.0 de 120 CV con tracción 4×2. Pero la exclusividad, las prestaciones, el bajo consumo y la versatilidad que aporta el sistema híbrido enchufable, que permiten disfrutar de un coche eléctrico para uso diario y de un 4×4 muy capaz para todo lo demás, tienen su precio.

Jeep Renegade 4xe 10

El Jeep Renegade 4xe, junto con el nuevo Jeep Compass 4xe con el que comparte sistema de propulsión, son los primeros híbridos enchufables de Jeep, que tendrá toda su gama electrificada para 2022. Sin ir más lejos, a todo un icono, el Jeep Wrangler, también le llegará su versión 4xe a finales de este mismo año.

Gama y precios Jeep Renegade 4xe

Sin tener en cuenta los posibles descuentos, que dependen de la financiación elegida, estos son los precios del Jeep Renegade 4xe híbrido para el mercado español. Como puedes ver, el sistema de propulsión se ofrece con dos variantes de potencia: 190 CV, asociado al acabado Limited, y 240 CV para los Trailhawk y S.

  • Limited 4xe 190 CV: 39.750 €
  • Trailhawk 4xe 240 CV: 42.400 €
  • S 4xe 240 CV: 43.400 €

Como promoción de lanzamiento, Jeep ofrece lo que denomina “fórmula de financiación flexible”. Con una entrada de 5.900 euros, la cuota a pagar durante 37 meses sería de 220 euros (incluyendo el descuento del Plan Moves entregando un coche para achatarrar), con un límite de 15.000 km anuales. Pasados los 37 meses puedes pagar el valor residual pactado en el contrato y quedarte el coche, o cambiarlo por uno nuevo.

¿Caro o barato? Según con quién lo compares

Con la dificultad de comparar precios sin descuentos, una primera referencia para quien dirija sus miradas a este Jeep Renegade 4xe está en su propia gama. Lo más cercano por potencia es el Renegade 1.3 Turbo de gasolina, con tracción 4×4 y cambio automático de 9 velocidades. Rinde 180 CV y tiene un precio de 36.300 euros, unos 3.500 euros menos que el 4xe, que anda más, gasta menos y tiene etiqueta CERO.

También es buena referencia el Renegade Turbodiesel, con el 2.0 de 170 CV. Se ofrece con tracción total, cambio automático y acabado TrailHawk, desde 38.450 euros. Salvo que vayas a estar todo el día viajando por carretera, y entonces el Renegade no me parece la mejor opción, el híbrido enchufable de nuevo interesa: son apenas 1.300 euros más.

Jeep Renegade 4xe 11

¿No tienes enchufe pero no quieres renunciar a la etiqueta CERO? Pues como verás más adelante, también puedes contemplarlo como una opción, utilizándolo como un híbrido auto recargable, y aprovechar de vez en cuando un poste público de carga. No es la mejor opción, porque eliminas la ventaja en consumo que ofrece salir de casa con la batería cargada. Pero un híbrido enchufable es la única para disfrutar de las ventajas de la etiqueta CERO si no tienes enchufe, al descartar automáticamente los coches eléctricos por razones obvias.

¿Y frente a sus rivales? Pues el mencionado MINI Cooper SE Countryman ALL4, con 220 CV, se ofrece desde unos 41.800 euros.

Así funciona la tecnología 4xe del Renegade híbrido enchufable

El Jeep Renegade 4xe utiliza el motor de combustión de 1.3 litros que se estrenó el pasado año con motivo de la actualización de este modelo. Es un moderno motor de 4 cilindros con inyección directa y sobrealimentación por turbocompresor, que puede rinde 130 o 180 CV, y mueve únicamente las ruedas del eje delantero.

En el eje trasero se sitúa un motor eléctrico de 60 CV y 250 Nm, que se encarga de impulsar las ruedas de este eje. No hay, por lo tanto, conexión mecánica entre los ejes delantero y trasero. De la combinación de ambos motores, en función de la potencia del 1.3 de gasolina, se ofrecen dos variantes del sistema 4xe, con 190 o con 240 CV de potencia de sistema.

Renegade Limited 4xe (6)

Acoplado al motor de combustión hay un segundo motor eléctrico más pequeño, que funciona como motor de arranque del motor de combustión, como generador (junto al motor eléctrico trasero en las fases de recuperación de energía o movido por el motor de combustión) y también puede asistir al motor de combustión con su empuje.

Los modos de conducción: híbrido, eléctrico y ahorro de batería

El Jeep Renegade 4xe hibrido ofrece los clásicos modos de conducción de los híbridos enchufables, que se seleccionan mediante tres botones ubicados en una posición no especialmente accesible, por delante de la palanca de cambios.

Renegade Limited 4xe (2)

Por defecto el modo activo es el modo Hybrid, que gestiona la entrada en acción de los motores en función del estilo de conducción y del programa seleccionado en el mando Selec-Terrain, que veremos más adelante. Lo hace buscando la máxima eficiencia. En modo eléctrico se consigue una autonomía que ronda los 45 km, según el ciclo WLTP. Es un modo de conducción plenamente operativo, por la agilidad con la que se mueve el Jeep Renegade 4xe híbrido hasta 130 km/h. El motor de combustión solo entra en acción si se supera esa velocidad, si se demanda más potencia (aceleración fuerte) de la que el motor eléctrico puede suministrar o cuando se agota la carga de la batería.

Jeep Renegade 4xe 6

Esta última trabaja con una tensión de 400 voltios, está refrigerada y tiene una capacidad de 11,4 kWh. Se sitúa bajo los asientos traseros, alojada en una carcasa de acero para mayor seguridad que, además, es hermética, de cara a asegurar la movilidad en zonas difíciles fuera del asfalto. La capacidad de maletero disminuye ligeramente, pasando de 350 a 330 litros; a cambio, se mantiene la posibilidad de llevar bajo el piso una rueda de repuesto de tamaño convencional.

Batería: tiempos de recarga

Los tiempos que Jeep anuncia para la recarga de la batería van desde las 5 horas si se utiliza una toma de corriente doméstica a menos de dos horas con un Wallbox de 7,4 kWh. La batería también puede recargarse en marcha hasta un 80% utilizando el modo E-Save, que utiliza el motor de combustión para accionar el motor eléctrico que hace las veces de generador.

No es eficiente consumir combustible para generar electricidad a bordo, pero es una alternativa para llegar con carga de la batería, por ejemplo, para moverte por ciudad. Otra posibilidad es seleccionar el modo de funcionamiento E-Save en la pantalla táctil que permite reservar la carga de la batería.

En el interior, el cambio principal frente a otros Renegade es la información adicional del sistema híbrido en la instrumentación y en la pantalla multimedia, así como la botonera para los modos del sistema híbrido.

Al volante del Jeep Renegade 4xe híbrido

Hemos conducido brevemente la versión S, con el motor más potente. Y la capacidad de empuje es incuestionable. Ahí están las cifras: es el Renegade más rápido, con diferencia. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, con una punta de 199 km/h. Aunque la variante de 190 CV tampoco se queda muy atrás, con 7,5 segundos para la aceleración corta y una velocidad máxima de 182 km/h.

Jeep Renegadeth 4xe

En esta primera toma de contacto también hemos comprobado que es fácil alcanzar y superar los 40 km en modo eléctrico, o quedarse entre 2 y 3 litros de consumo utilizando el modo híbrido cuando la batería tiene carga. Eso sí, la cifra puede subir a unos 7,5 l/100 km de media en modo híbrido conduciendo de forma eficiente (que no está nada mal, para el nivel de prestaciones), o acercarse a los dos dígitos en conducción deportiva (insisto, ya sin carga en la batería) o con el modo E-Save activado con la función de recarga de la batería sobre la marcha, utilizando el motor de combustión.

No hay levas en el volante, pero puedes manejar la palanca de cambios de forma manual/secuencial si quieres un mayor control. Lo mejor es elegir alguno de los programas del Selec-Terrain, en función del tipo de conducción que vayas a practicar, y dejes al sistema actuar.

El mando giratorio permite elegir entre los programas Auto, Nieve, Arena/Barro y un nuevo modo Sport, al que hay que sumar el modo específico Rocas exclusivo del acabado Trailhawk. Para cada programa, el Renegade adapta la respuesta al acelerador, el funcionamiento del cambio automático y de las distintas ayudas electrónicas.

Jeep Renegade 4xe 5

Proporcionalmente, y comparado con la actual oferta de vehículos SUV en esta categoría, me gusta más el Renegade por cómo se desenvuelve fuera del asfalto. Las cotas TT son muy favorables incluso en esta versión híbrida enchufable, con 40 cm de capacidad de vadeo (50 cm en los Trailhawk), buenos ángulos de ataque y salida (28 grados) y una altura libre al suelo de 201 mm. Sus compactas dimensiones, el arsenal de ayudas a la conducción y la rapidez con la que actúa el motor eléctrico trasero cuando se necesita tracción 4×4, hacen que el Renegade no pierda su esencia aventurera. Algo que era una premisa en Jeep a la hora de dar entrada en su gama a la electrificación.

Auténtico 4×4, como corresponde a un Jeep

A falta de una prueba más a fondo, el Renegade 4xe nos mostró en algún ejercicio en una pista off-road que la tracción “eléctrica” en el eje trasero permite contar con un 4×4 de verdad. De hecho, el motor eléctrico que está conectado al motor de combustión se encarga de generar corriente eléctrica de alta tensión para asegurar la tracción a las cuatro ruedas sin depender del estado de carga de la batería.

Jeep Renegade Th 4xe (65)

En el interior del mando giratorio del Selec-Terrain existen dos botones para gestionar la tracción y uno para activar el control de descenso de pendientes. Con el modo 4WD Lock conectamos el modo de tracción 4×4 permanente. Hasta 15 km/h, el motor eléctrico trasero siempre está aportando fuerza a las ruedas posteriores. Por encima de esta velocidad, el sistema es como un 4×4 conectable, en el que el eje trasero entra en acción sólo cuando es necesario. Un segundo modo, 4WD Low, ofrece una configuración del sistema pensada para sacar el máximo partido a la tracción 4xe en conducción offroad, si las cosas se ponen difíciles.

Nuevas opciones de conectividad

Junto a la llegada de la versión 4xe, Jeep ha puesto en marcha una serie de servicios de conectividad asociados. Algunos de ellos son gratuitos, otros requieren el pago de una cuota.

Con la aplicación gratuita “Go 4xe Live” los usuarios pueden hacer cálculos y simulaciones para comprobar el ahorro del Renegade híbrido frente a las versiones con motores gasolina o diésel, así como conocer más detalles sobre la tecnología híbrida.

Jeep Renegadeth 4xe Int 02

La aplicación “My UConnect” permite funciones como el control remoto de la recarga o la climatización previa del habitáculo, así como consultar el estado del vehículo (carga de la batería, presiones de los neumáticos, autonomía restante, etc). También es posible establecer un punto Wifi a bordo y contar con información de tráfico en tiempo real, puntos de interés, envío de destinos directamente desde el móvil al sistema multimedia o contar con un asistente que notifica un posible robo del vehículo y facilita su localización.

Galería de imágenes Jeep Renegade 4xe híbrido enchufable

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.